Nieve en Monte Grande

Nieve en Monte Grande
9 de julio del 2007. Cae nieve en Monte Grande

Nuestras Islas Malvinas

Nuestras Islas Malvinas
LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

19.6.10

Nuevos artículos del mundial

"Cuando alguien asume un cargo público, debe considerarse a si mismo como propiedad pública" Thomas Jefferson



MUCHA PRENSA, POCA INFORMACIÓN

Por Jorge Barraza

Diecinueve mil oficiales de los medios fueron acreditados en Sudáfrica 2010. Una cifra colosal que refleja el interés que despierta un Mundial. En ella se incluyen 3.000 periodistas de medios escritos y páginas de Internet (un genero en franco crecimiento), 900 fotógrafos y más de 15.000 hombres y mujeres de televisión y radio, incluyendo en este rubro a técnicos, camarógrafos y auxiliares. Un auténtico ejército ávido de combate, esto es salir a las calles, a los estadios, centros de entrenamiento y realizar entrevistas, informes, reportajes.
Pero nunca hubo tan poca información. Si hicieran la prueba de ingresar a muchos portales de Internet comprobarán que las cuatro o cinco noticias diarias son las mismas en todos los medios. Que las vuvuzelas generan críticas, que riñen Pelé y Maradona, que se lesionó fulano, que el técnico tal realizará un cambio y poco más. El resto son especulaciones, previas, material de relleno. Los partidos no son noticia, dado que se emiten en directo a todo el mundo y el público los ve al instante. Más bien entran en el rubro entretenimiento.
Por ello cobra especial gravitación, cada vez más, el análisis, la opinión. Es lo que puede diferenciar a un medio de otro. Lo que distingue a una cobertura.


Escasas novedades. Y eso que son 32 selecciones y hay batallones mediáticos detrás pugnando por un sueltito. ¿Por qué tan pocas nuevas? Es una suma de factores concurrentes. Esencialmente porque las 32 selecciones son herméticas. Antes se alojaban en un buen hotel céntrico. Ahora los entrenadores eligen lugares apartados, verdaderos búnkers, a los que la seguridad torna inaccesibles, fijan un horario mínimo de atención a la prensa y, cuando finalmente abren las puertas, los jugadores son remisos a prestarse a la requisitoria. Además, todo se canaliza a través de un encargado de prensa. Y si bien esto ordenó la función, le quitó frescura a la tarea periodística y desarticuló la relación entre el periodista y el futbolista. Hoy, “brindarse a la prensa” consiste en atenderla 15 minutos, entregar una gacetilla o dar una híbrida conferencia, en la que no se dice nada trascendente o en la que generalmente el técnico está de mal humor o apurado. Y punto. ¿Ver a los jugadores para obtener una declaración mano a mano? Imposible, siempre están entrenando, descansando, en charla técnica o lo que sea.
Desde luego que uno es consciente de que las selecciones vienen a los Mundiales a jugarlos, no a atender a los periodistas. Pero el contacto es nulo. Y el público está ávido de noticias acerca de sus selecciones, quiere notas con sus ídolos, saber intimidades del plantel. La prensa es la intermediaria entre el aficionado y sus ídolos. En contrapartida, los medios hacen grandes erogaciones para destacar enviados especiales a un Mundial y lógicamente desean amortizarlo fijando grandes espacios a la cobertura. El cronista que está en Sudáfrica tiene cantidades de páginas y minutos para llenar, pero poco contenido para tapar esos grandes agujeros.
El escasísimo contacto con los protagonistas ha incrementado una tendencia: la de contratar a ex jugadores y ex entrenadores para comentar los juegos o escribir columnas. La Tercera, de Chile, se acaba de anotar un puntazo al convencer a Marcelo Salas para que firme columnas durante este Mundial. No escribe bien, desde luego, y sus opiniones son bastante discutibles, pero lo firma Salas, y resulta atractivo para el lector.


El público tiene una visión bastante fantasiosa e idílica de la función del periodista que viene al Mundial. Piensa que está todo el día bromeando con los jugadores, jugando billar o ping pong con ellos, y tomando café con el entrenador. La realidad es que no los ve nunca. Si tiene algún tiempo de ir a la práctica tal vez al final de la misma se cruce con alguno. Pero son contactos fugaces.
Además está la ya tradicional aversión de dirigentes, entrenadores y sobre todo jugadores a hablar con la prensa. Encontramos a Gabriel Batistuta en la puerta de su hotel; le pedimos una charla y, sin conocernos, respondió. “¿Para qué?, si después escribís cualquier cosa”. Sus palabras resumen la opinión que los protagonistas tienen de los periodistas.
Antes, cuando no había celulares, ni Internet, ni computadoras, era todo más simple y natural. Si uno deseaba hacerle una nota a Pelé, iba hasta el entrenamiento del Santos y, desde el alambrado mismo, le avisaba a O Rei que quería entrevistarlo. “Sim, ao fim do treino”, respondía con total predisposición. No había jefes de prensa ni guardias de seguridad para impedirlo. El técnico no se metía. Terminado el ensayo, Edson se duchaba y venía manso a atender al jornalista, al que respetaba mucho. Y era Pelé, no estos discretos trabajadores de la pelota que vemos en el Mundial.



No hay comentarios:

About Me

Mi foto
En este nuevo blog intentaré dejar plasmado mis trabajos en pintura. Gracias por ser parte de él.
Loading...

Iguazú-Corrientes-Argentina

Iguazú-Corrientes-Argentina
Cataratas del Iguazú

Misiones- Iguazú

Misiones- Iguazú
Cataratas del Iguazú

Atardecer en los Esteros del Iberá

Atardecer en los Esteros del Iberá
Corrientes-Argentina

Casa de Carlos Gardel

Casa de Carlos Gardel
Guitarra del más grande cantante de Tangos. Don Carlos Gardel