Nieve en Monte Grande

Nieve en Monte Grande
9 de julio del 2007. Cae nieve en Monte Grande

Nuestras Islas Malvinas

Nuestras Islas Malvinas
LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

1.3.08

Folklore argentino


Creencias, mitos y leyendas


Juan Bautista Bairoletto


Juan Bautista Bairoletto o Juan Bautista Vairoletto o José Ortega Bairoletto, más conocido como El gaucho Bairoletto, en cuyo prontuario (legajo policial) se registran los alias Marcelino Sánchez, Martín Mirando y El pampeano y a nivel popular bautizado como El Robin Hood, El Atila de la pampa y San Bautista Bairoletto, nació el 11 de noviembre de 1894 en la ciudad de Santa Fe. Era el segundo de los seis hijos de Victorio Bairoletto y Teresa Bondino, inmigrantes italianos. La familia se radicó en la provincia de La Pampa, en una zona triguera que abarcaba Castex y Monte Nueva.No tuvo una infancia feliz. Su madre murió siendo él adolescente y desde joven tuvo problemas con la policía. Fue a prisión acusado de homicidio, pero salió en libertad hacia 1921. Su tumultuosa vida transcurrió en ambientes prostibularios, comités y casas de juego. Convertido en salteador, sostuvo tiroteos con la policía en los alrededores de Castex primero y luego en otras localidades de La Pampa y provincias vecinas.Su existencia, que adquiere carácter legendario y tiene honda repercusión en el ámbito popular, llega a configurar un verdadero mito. La gente lo ayuda a huir, le hace llegar mensajes cuando se refugia en algún monte, le proporciona alimentos. Y Bairoletto, que no era codicioso ni buscaba amasar fortuna, acrecienta su personalidad al convertirse en una especie de vengador de los sufrimientos de sus amigos, que no eran pocos en un ámbito social todavía sin conformarse definitivamente.Según era voz corriente, no robaba - algunas veces muerte de por medio - para él solo, sino que repartía su botín entre sus amigos, protectores y gente necesitada. Ya en la década del 30, no hay asalto, pendencia o muerte de los que no se lo haga responsable. La policía le sigue el rastro, llegando casi siempre tarde, justo cuando Bairoletto, ya alertado, emprendió la fuga. Es una sombra, un fantasma, un azote. Desaparece en Castex, aparece en el desierto de San Luis, comete desmanes en Villa Regina, Río Negro, se lo ve por General Alvear, en Mendoza...A comienzos de la década del 40, se organiza una persecusión dispuesta a terminar con él y, el 14 de septiembre de 1941, se lo sorprende y mata en General Alvear (provincia de Mendoza), en horas de la madrugada.Fue velado, a pedido de amigos y protegidos, en el comité demócrata de General Alvear, asistiendo al velatorio, miles de personas provenientes de la Pampa y Mendoza. Sus restos fueron llevados al cementerio local, donde permanecen en el interior de un pequeño mausoleo levantado con contribuciones voluntarias y públicas, convertido actualmente en santuario a donde acuden hombres y mujeres de todas partes, a cumplir promesas con flores, crucifijos, muletas, placas y diversos objetos, en acto de fe. Se le atribuyen numerosos milagros.

La Difunta Correa

Cuenta la tradición de San Juan que, antes de 1840, era gobernador D. Plácido Fernández Maradona, amigo de Pedro Correa, viejo guerrero de la independencia; hombre leal, valiente, sin tacha, respetuoso y respetado por todos.Luego de la muerte de Maradona, los azares de la política hicieron de Correa un perseguido por la policía, pese a las inmunidades que como guerrero de chacabuco se le habían otorgado.Estos hechos hicieron que varios de sus perseguidores fijaran interesados sus miradas en Diolinda, hija de Correa, de excepcional belleza, quien resistió el asedio y se casó con el elegido de su corazón, Baudillo Bustos.Pronto las montoneras de Quiroga engancharon en sus milicias a su padre y a su esposo, luego de lo cual volvió a ser asediada, para evitar lo cual una madrugada emprendió, con su hijo de meses, la marcha hacia La Rioja.En el largo camino, sedienta y extenuada, se dejó caer en la cima de un pequeño cerro. Sintiéndose morir pidió al cielo que diera vitalidad a sus pechos para que su hijo no muriese como élla, de hambre y de sed.Por éllo, cuando unos arrieros se acercaron al cerro sobre el que revoloteaban los caranchos, hallaron al bebé aún con vida, bebiendo de los pechos de su madre muerta. Lo recogieron y a élla le dieron sepultura en las proximidades del Vallecito, en la cuesta de la sierra Pie de Palo, profundamente impresionados por la tragedia.Poco tardó en conocerse la historia y hasta su humilde tumba comenzaron a acudir hombres y mujeres de todas partes, dando origen así a la devoción a la Difunta Correa. Su santuario se halla ubicado en el cementerio de Vallecitos, Departamento de Caucete, a unos 30 km de la cabecera departamental.


La Madre María

De origen español, su verdadero nombre era María Salomé Loredo Otaola de Zubiza. Nació el 22 de octubre de 1854, arribando a la Argentina en 1866.Dedicada a la predicación, fue seguida por un número cada vez mayor de personas, algunas de las cuales se convirtieron después, en sus discípulos. Jamás reconocida por la Iglesia, su prédica se apoyaba precisamente en la religión católica, considerando que su misión era convertirse en el eslabón entre quienes creían en su poder y Jesucristo.Fue discípula dilecta de Pancho Sierra y de él aprendió la importancia de la impostación de las manos y sus virtudes pasaron a muchos de sus continuadores, entre éllos, Miguel Marescco Duval (el Hermano Miguel).Sus seguidores acuden a las misiones, al santuario Culto Cristiano Irma de Maresco, madre del Hermano Miguel y al Cementerio del Oeste, en una de cuyas bóvedas descansan sus restos desde el 2 de octubre de 1928.

No hay comentarios:

About Me

Mi foto
En este nuevo blog intentaré dejar plasmado mis trabajos en pintura. Gracias por ser parte de él.
Loading...

Iguazú-Corrientes-Argentina

Iguazú-Corrientes-Argentina
Cataratas del Iguazú

Misiones- Iguazú

Misiones- Iguazú
Cataratas del Iguazú

Atardecer en los Esteros del Iberá

Atardecer en los Esteros del Iberá
Corrientes-Argentina

Casa de Carlos Gardel

Casa de Carlos Gardel
Guitarra del más grande cantante de Tangos. Don Carlos Gardel