Nieve en Monte Grande

Nieve en Monte Grande
9 de julio del 2007. Cae nieve en Monte Grande

Nuestras Islas Malvinas

Nuestras Islas Malvinas
LAS MALVINAS SON ARGENTINAS

3.4.08

¿Vuelven las viejas antinomias?

Nos gustaria mucho conocer tu opinión sobre el artículo que presentamos

La política en el túnel del tiempo: ¿vuelven las viejas antinomias?

Críticas. Los carteles expresaron el malestar del campo con la presidenta Kirchner.
La medida de fuerza de los productores impactó de lleno en el corazón del poder. Al punto que la presidenta Cristina Kirchner debió retraerse sobre el peronismo tradicional. Parecen haber retornado, en este contexto, los tiempos del apasionamiento político, al compás de la antinomia peronismo-antiperonismo. El matrimonio Kirchner luce casi resignado a la pérdida del apoyo de la clase media.

Los 21 días de paro del campo no sólo dejaron una huella marcada en la economía, a la que lastimaron, sino que también impactaron fuertemente en la política, lo que llevó al Gobierno a retraerse sobre el peronismo tradicional, agitando los fantasmas de las viejas antinomias argentinas.En la vereda de enfrente tampoco hubo señales de concordia: no sólo se registraron cientos de cortes de ruta en todo el país, con las arbitrariedades que ello conlleva, sino que volvieron a sonar las cacerolas, ésas que protagonizaron la crisis de 2001, pero ahora con un sesgo más antiperonista.En el medio de estas dos posturas abiertamente enfrentadas, forjadas con mensajes violentos —más aquellos emitidos desde el poder institucional—, sólo unos pocos se animaron a ensayar el camino de la racionalidad. Pero quedaron silenciados en medio de un clima belicoso que exigía definiciones tajantes.“En este contexto es muy sencillo: o estás a favor, o estás en contra”. La frase, vociferada por un importante funcionario puertas adentro de la Casa Rosada y expresada en las calles por Luis D‘Elía, también puede ser adjudicada a cualquiera de los caceroleros o a un dirigente del campo de postura rígida.Es que la política argentina parece estar ingresando en el túnel del tiempo: hasta las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo se alinearon decididamente con el Gobierno cuando se las convocó con el argumento de que detrás de la huelga agraria se estaba gestando una maniobra desestabilizadora o “golpista”.Y entonces mujeres como Estela de Carlotto o Hebe de Bonafini acudieron al llamado oficial y se mostraron junto a la presidenta Cristina Kirchner, pese a que mucha gracia no les hace compartir un mismo espacio con los gremialistas y los intendentes que son la columna del peronismo histórico.Entre el amor y el espanto. Tampoco a las cuatro entidades que encabezaron el paro agrario las unió el amor, sino el espanto. “La verdad es que estamos pegados con moco”, graficó en lenguaje chacarero uno de los dirigentes que mayor exposición mediática tuvo en las últimas semanas. Pero el espanto pudo más que los desencuentros.Es que la decisión del Gobierno de aumentar las retenciones a las exportaciones de productos agropecuarios terminó aglutinando en un bloque consolidado a entidades que representan, en algunos casos, intereses contrapuestos. La Sociedad Rural no es, por ciento, defensora de los pequeños productores.Y el Gobierno nacional, en su afán de mejorar aún más los ingresos de su caja para sostener el tipo de cambio —ante la caída natural del valor del dólar— y frenar la escalada inflacionaria, cometió un grave error político, porque metió a todo el “mundo agrario” en la misma bolsa.Ésa es precisamente la factura que ya le pasaron y le seguirán pasando al ministro Martín Lousteau y a su jefe político directo, Alberto Fernández, en el universo oficialista.Algunos dicen que lo hizo hasta el propio Néstor Kirchner y más de un gobernador se paró de manos ante el hecho consumado.Así se explica que la administración central haya anunciado, ya con un paro muy fuerte en la región pampeana y el Litoral, y con enorme riesgo de desabastecer de alimentos a la población, un mecanismo para compensar a pequeños y medianos productores, que les permita subsistir ante los poderosos grupos sojeros.Tarde, pero seguro. Muchos se preguntaron, en los últimos días, si el Gobierno —que el 25 de mayo cumplirá cinco años en el ejercicio del poder— se había dado cuenta en forma repentina de que los grandes pooles de siembra eran la nueva oligarquía terrateniente, para utilizar las viejas nomenclaturas del nacionalismo popular. Porque en los hechos, estos sectores impulsaron el notable crecimiento de la economía argentina tras la debacle de 2001, y en algunos casos se los llegó a presentar como los gurúes de la nueva era. El ejemplo que todo el mundo cita por estas horas es el del grupo sojero Grobocopatel. La cara visible de este pool es Gustavo Grobocopatel, a quien desde el poder ensalsaron como un nuevo prototipo del hombre de negocios, que se maneja más allá de los prejuicios y las ideologías. Hasta destacaron que “Grobo” se haya embarcado en un ambicioso proyecto en la Venezuela de Hugo Chávez.Pero algo pasó en el medio —algo que aún no salió a la luz— entre el Gobierno y los grandes grupos sojeros, pese a que entidades como la Federación Agraria sostienen que las políticas kirchneristas siguen beneficiando a los “sectores concentrados” del campo.Lo que viene. La retracción del kirchnerismo sobre el peronismo tradicional —¿quién podría negar, con argumentos, que muchos de los que estuvieron en la Plaza de Mayo el martes apoyaron antes a Duhalde y más aún, a Menem?— es uno de los efectos más claros que deja la prolongada huelga agraria.Parecen haber retornado, en este contexto, los tiempos del apasionamiento político, al compás de la antinomia peronismo-antiperonismo. El matrimonio Kirchner luce casi resignado a la pérdida del apoyo de la clase media, que en las últimas elecciones dio señales de cansancio con el poder imperante.No emerge aún, sin embargo, el grupo o la figura política que pueda aprovechar la retracción oficialista, pese a que algunos referentes —muy pocos, es cierto— como el socialista democrático Hermes Binner se comportaron a la altura de las circunstancias y llamaron al diálogo y la cordura a los sectores en pugna.Tal vez por esa carencia opositora —que denuncia la vigencia de una baja calidad institucional— es que el Gobierno ensaya sus peores diatribas sobre la prensa. Y denuncia a los “generales multimediáticos” que lo torpedean sin recordar, por cierto, que él mismo hace uso político de diversos medios de información.

Fuente de información: El Diario

No hay comentarios:

About Me

Mi foto
En este nuevo blog intentaré dejar plasmado mis trabajos en pintura. Gracias por ser parte de él.
Loading...

Iguazú-Corrientes-Argentina

Iguazú-Corrientes-Argentina
Cataratas del Iguazú

Misiones- Iguazú

Misiones- Iguazú
Cataratas del Iguazú

Atardecer en los Esteros del Iberá

Atardecer en los Esteros del Iberá
Corrientes-Argentina

Casa de Carlos Gardel

Casa de Carlos Gardel
Guitarra del más grande cantante de Tangos. Don Carlos Gardel